Tag Archives: heart

David Servan-Schreiber i la coherència cardíaca

Al seu llibre publicat en castellà amb el títol Curación emocional, el metge psiquiatre David Servan-Schreiber1 afirma que entre un 50 i un 75% de les consultes al metge tenen a veure amb l’estrès i que la major part dels medicaments que es consumeixen a Occident serveixen per tractar problemes vinculats a aquesta dolència, com ara els antidepressius, els ansiolítics o els somnífers, entre altres.

El mateix autor, que va aplicar amb èxit durant anys a nivell clínic diverses tècniques basades en el cos per tractar aspectes emocionals, explica que el cervell límbic, el qual anomena “cervell emocional”, funciona tot sovint amb total independència del neocòrtex (base del llenguatge i del pensament), raó per la qual conclou que la paraula i el raonament tenen una escassa incidència en el nostre cervell emocional. A més, aquest darrer controla el nostre benestar psicològic i una bona part de la fisiologia del cos, amb la qual cosa, si volem reprogramar el cervell emocional, probablement resultarà més eficaç passar pel cos que no pas pel llenguatge o la raó.

De fet, els capítols 3 i 4 de l’obra abans esmentada inclouen totes les explicacions científiques necessàries per entendre el concepte de cor coherent i una tècnica que ajuda a aconseguir aquest estat: la coherència cardíaca.

Els quatre vídeos que trobareu a continuació il·lustren perfectament aquest tema.

Vídeos coherència cardíaca

1 SERVAN-SCHREIBER, D. (2003). Guérir le stress, l’anxiété et la dépression sans médicaments ni psychanalyse. París: Éditions Robert Laffont (pàg. 19).

2 Ídem (pàgs. 22 a 25).

“La melodia que emet el cor és preciosa”, segons Patrick Drouot

Això és el que afirma en Patrick Drouot, doctor en Ciències Físiques, a l‘entrevista que li van fer ahir a La Contra de La Vanguardia. La teoria que explica a La révolution de la pensée intégrale afirma que un so que reprodueix en longitud d’ona la taxa de coherència de la variabilitat cardíaca pot optimitzar la nostra ment i la nostra salut.  El que destaco d’aquesta entrevista és el següent:

  • El universo es un organismo vivo y complejo.
  • El inventor del reloj de pared fue un holandés llamado Huygens. Cada día le daba cuerda a sus relojes y comprobó que al cabo de un rato y en un tiempo aleatorio todos se sincronizaban con un reloj en concreto […] en ciencia se llama el fenómeno de arrastre […] el mayor reloj biocorporal del cuerpo humano es el corazón.
  • En ciencia un sistema coherente es un sistema que consume poca energía para un máximo rendimiento, y es incoherente cuando se traga cien litros de gasolina para recorrer un kilómetro. El corazón emite señales eléctricas que se pueden ver en una gráfica sinusoide. Pero nunca se había medido la tasa de variabilidad cardiaca. […] Es una gráfica que muestra la ondulación de las señales eléctricas del corazón. En la inmensa mayoría de la gente es muy irregular. Pero si la altura de las curvas se repite de forma regular la persona está en estado de coherencia. El corazón manda esta señal, que es como un lenguaje, al neocórtex […] , y él lo va transmitiendo a todos los relojes secundarios del cuerpo: el sistema nervioso central, el sistema hormonal, etcétera.
  • Si yo fuera un sanador, le diría: respire a través del corazón sentimientos de amor y autoestima, promueva los pensamientos positivos, que, por cierto, generan trenes de ondas eléctricas […] he creado un sonido que reproduce en longitud de onda exactamente la tasa coherente de variabilidad cardiaca […] Es precioso. Escuchar durante cinco minutos esa melodía pone en estado de coherencia nuestro corazón, es lo que yo llamo una reestructuración neurocardiovascular.
  • El ser humano tiene posibilidades increíbles, pero estamos limitados por un modelo racional que nos ahoga.

Gràcies, Anna! 🙂

“El cor té cervell”, segons Annie Marquier

El passat 14 de març es va publicar a La Contra de La Vanguardia una entrevista a la matemàtica i investigadora de la consciència Annie Marquier de la qual voldria destacar el següent:

  • Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.
  • El campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.

  • Hay dos clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes. [Aparece] con el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente.

  • El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.

    Annie Marquier ens suggereix a més que cultivem “las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje…” i que duguem a la pràctica “pensamientos y emociones positivas. En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años”.

    I també ens proposa que prenguem “la posición de testigos, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior. Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer”.

Gràcies per fer-me-la arribar, Juanan! 🙂